fbpx

Empieza a practicar los ejercicios de Kegel

¿Conoces los ejercicios de Kegel? Son una serie de prácticas que te permiten controlar mucho más los músculos que están involucrados en tu suelo pélvico. Se trata de músculos internos que actúan como malla para recoger los órganos pélvicos (vejiga, vagina, útero y recto). Por lo tanto, es una parte de tu cuerpo que, en general, no utilizas y que a lo mejor ni siquiera sabes que existe. Pero resulta que su implicación en tu vida diaria es fundamental, y es que pueden aportarle mucho a tus orgasmos y a tu placer genital. Te  explico detalladamente cómo mejora tu orgasmo con los ejercicios Kegel

La importancia de tu suelo pélvico

Muchas veces se piensa que un orgasmo es misterioso, y puramente cerebral o muy localizado físicamente en el clítoris. Y ambas afirmaciones son verdaderas. Sin embargo, hay muchas otras cosas que no se han puntualizado al respecto.

Piensa que tu cuerpo es, ante todo, sangre, y que la fluidez de esta va a determinar profundamente lo que vaya a suceder en determinada parte de tu cuerpo. El suelo pélvico sería la zona muscular que más en contacto está con la vagina. Por lo tanto, puedes regular el flujo de sangre que le llega. Y, a partir de aquí, la ecuación se vuelve bastante sencilla: cuanta más sangre, más placer.

Por lo tanto, si ejercitas estos músculos puedes empezar a notarlos y, por lo tanto, a emplearlos a tu favor. Y de esta manera disfrutarás mucho más del sexo. ¿Quieres saber ya cómo se hacen los ejercicios? Te los cuento.

Los principales ejercicios de Kegel

Lo primero será identificar adecuadamente los músculos que están implicados. Generalmente se acaban trabajando zonas de alrededor como pueden ser glúteos, abdomen… que no tienen relación directa y hay que evitarlo. ¿cómo saber que músculos son los que debes trabajar? Esto es lo que tienes que hacer:

Lo más útil es, cuando vayas a orinar, cortar antes de terminar. En ese momento unos músculos internos se van a poner duros y los vas a notar. Se trata de musculatura interna. Si los sientes, son esos los que se relacionan con el suelo pélvico. No utilices esta práctica a diario, sólo es para que te ayuda a notar los músculos internos que debes trabajar. Si aun así no consigues localizarlos, esta es otra cosa que puedes hacer.

Introduces un dedo en la vagina y aprietas por dentro como si te estuvieses aguantando las ganas de orinar. Y luego, déjalos relajados. Entonces tienes que notar en tu interior algunos músculos que se tensan y que se mueven un poco. Son esos los que tienes que entrenar. Visualizar la imagen del suelo pélvico y dónde están ubicados cada uno de sus músculos te puede ayudar

Los ejercicios serían muy sencillos de realizar.

  1. Tienes que buscar una posición de relajación en la que te encuentres cómoda. Puede ser tanto sentada como acostada.
  2. Comprueba que tu vejiga está completamente vacía. Puedes ir primero a orinar antes de hacerlos.
  3. Aprieta los músculos pélvicos durante 4 o 5 segundos.
  4. Déjalos en reposo un tiempo similar.
  5. Repite este ejercicio unas diez veces.

Como ves, se trata de una práctica muy sencilla que puedes realizar en cualquier momento y en cualquier sitio. Lo recomendable es hacer estos ejercicios unas tres veces al día (por la mañana, por la tarde y por la noche), ya que no son lesivos y enseguida podrás empezar a notar los resultados, generalmente a partir de la quinta semana y verás cómo mejora tu orgasmo con los ejercicios Kegel

Hay una precaución a la que tienes que prestar atención, y es que no puedes realizarlos con demasiada fuerza o intensidad. Se trata solo de pequeños empujones. Y de esta forma podrías mejorar la musculatura pélvica.

Si tienes la oportunidad, te recomiendo hacer diferentes ejercicio de Kegel.

– Activación Core

  1. Túmbate en el suelo boca arriba. Dobla las piernas y deja las plantas de los pies apoyadas en el suelo.
  2. Relajas los hombros y dejas las manos en las costillas, para notar tu respiración.
  3. Luego, tratas de buscar una posición neutra de pelvis. Es decir: que no haya ningún tipo de tensión.
  4. Deja apoyado el hueso sacro y mantén la curvatura natural de tu columna.
  5. El siguiente punto es activar tu core. Esta zona muscular trabaja de forma compatible con el suelo pélvico. Por lo tanto, es importante activarlo. Basta con que respires y que, al expirar, trates de llevar el ombligo hasta tu esternón, esto ya suele activar todo el core. Ahora lo que tendrás que hacer es causar una pequeña contracción en tu vagina en el momento mismo en el que expiras. Y esto lo repites diez veces en series de tres. En esa contracción activarás los músculos propios del suelo pélvico.

– Contracción lenta. Aprieta los músculos tirándolos hacia arriba. Contráelos durante 5 y relájalos durante 5 segundos más. Realiza la serie 10 veces. Importante que no cortes la reparación, mantén una respiración constante. A medida que vayas realizando estos ejercicios ves incrementando el tiempo de contracción y relajación.

– Contracción rápida. Aprieta y relaja los músculos tan rápidamente durante 2 ó 3 minutos. Empieza con 10 repeticiones tres veces al día

– Contracción en onda. Contrae los músculos del suelo pélvico de delante a atrás (cierra primero uretra, luego vagina y por último ano) y relájalos de atrás a delante (ano, vagina, uretra).

Ventajas de los ejercicios y del autoconocimiento

Ahora que ya sabes cómo funcionan estos ejercicios queda, simplemente, hacer un pequeño repaso a sus posibilidades, y también ver qué nos dicen sobre ti y sobre el sexo.

La ventaja principal que te aportan es permitirte llevar mucha más sangre a tu zona vaginal. Y esto siempre te va a ayudar a sentir una mayor excitación y un placer más intenso durante tus relaciones sexuales, especialmente en los orgasmos

Además, al consistir en una pequeña concentración muscular muy localizada, podrás estrechar ligeramente tu vagina, consiguiendo así un mayor disfrute durante la penetración. Por lo tanto, te da más placer a través de algo esencial en la sexualidad: el control y el autoconocimiento de tu cuerpo.

Y es que estos ejercicios nos dan una importante lección, la de que el autoconocimiento de tu cuerpo es algo fundamental. Nadie te va a dar un mejor orgasmo del que tú estés preparada para recibir. Y esto depende en esencia de cuánto llegues a conocer tu cuerpo y de si se lo explicas debidamente a la otra persona.

En conclusión, los ejercicios de Kegel son muy saludables para tu vida sexual y también para prevenir posibles futuros problemas, como pueden ser los de incontinencia. Como ves, no tienen ninguna complicación, y puedes empezar a realizarlos en seguida. Mejora tu orgasmo con los ejercicios Kegel , si tienes cualquier tipo de duda o de necesidad acerca de tu vida sexual, no dudes en ponerte en contacto conmigo para que te ayude a superarlos. ¿Hablamos?

imagen

Suscríbete a mi newsletter

Estarás al día de todas las novedades y actividades. Espero que este e-book que te regalo “cómo mejorar el deseo sexual”, te resulte beneficioso.

Junto a la guía recibirás mensualmente mi newsletter sobre artículos escritos por mi sobre cómo potenciar tu poder personal y disfrutar de tu sexualidad.